martes, 25 de octubre de 2011

LAS VENTAJAS DE NO SER UNA "NIÑA BUENA"

Lo que las mujeres menos necesitan en estos tiempos es seguir siendo sumisas. Nuestra cultura parece haber educado a las mujeres para su propia negación, orientándolas a una postura de sumisión donde una “buena mujer” no reclama ni exige sus derechos y donde “ser buena” es demostrado por resistir todo tipo de injusticias.

Pareciera que no se puede ser una mujer libre e independiente sin ser señalada por una sociedad opresora.

Pero aquí el punto es ¿quieres ser feliz o aprobada por una masa oscura y ciega llena de prejuicios? La clave radica en buscar tu propia aprobación. No es necesario ser buena, demasiado buena; ten cuidado, la imagen de “buena mujer” o “buena persona” a veces es una trampa del ego que te sume en la tristeza y oscuridad.

Bríndale luz a tu vida, sé tú misma, disfruta tu vida, pero ten cuidado, nadie ha dicho que olvides la responsabilidad. Sé conciente de tus actos, sé responsable de ti misma. Los actos tienen  efectos, mide el impacto de tus obras.

Haz a un lado el sistema de creencias limitantes. Ser libre o “mala” (como diría la sociedad de doble moral) tiene muchas ventajas, la más importante por su puesto es: ser feliz.

Saludos

Carlos Reyes

Twitter: @carlosreyes17

No hay comentarios:

Publicar un comentario