martes, 7 de junio de 2011

SER CÍNICA EN TIEMPOS DE MACHOS.

¿Has sentido que te falta decisión en tu vida? ¿No has pensado alguna vez que siendo un poco más cínica podrías hacer más lo que tú quieres, sin estar pensando tanto en los demás?
Déjame decirte que si lo has pensado, al menos una vez, es porque una voz de tu interior te lo está pidiendo. No debes dejar escuchar esa voz. La sociedad te ha educado y condicionado de tal manera que tú piensas que volverte cínica es malo, y eso no es inherentemente malo. Tú necesitas más ser tú misma, respetarte más, hacerte caso. ¿Cínica y egoísta es la solución? Pues sí, si tu voz interior te lo dice es porque intuitivamente, desde tu sabiduría interior concibes esa luz en medio de tanta oscuridad.
Ser cínica se oye tal vez muy feo, pero recuerda, es una trampa del condicionamiento social. ¿Te das cuenta que los hombres a veces viven más relajados porque son más cínicos? ¿Por qué a ellos se les permite y a las mujeres no? ¿Nunca has pensado que eso es una trampa? Si lo has pensado estás en lo cierto, eso es lo que es, una trampa, y debes aprender a liberarte.
Busca tu propia felicidad, tú has venido a esta vida a cumplir un propósito y ese es ser feliz, no tienes que hacer nada más, sólo eso. Si no vives a gusto con lo que eres, con lo que te gusta, con lo que piensas, difícilmente podrás conocer la felicidad absoluta.
Cínica es una palabra que se oye feo, pero también es una actitud y filosofía de liberación. Diógenes, el cínico, fue el gran propulsor de esta filosofía, ¿por qué crees que Diógenes no es tan conocido como Aristóteles? Pues porque esta filosofía no es conveniente para la sociedad. La sociedad está construida a partir de la lógica de Aristóteles, y ¿qué es lo que tenemos como resultado? Pues una sociedad en la que no se respeta la individualidad, una sociedad estresada, consumista, violenta y adicta.
El cinismo, visto desde el punto de vista psicológico y filosófico es una puerta hacia la liberación interior. No tiene absolutamente nada de malo ser cínico. ¿piensas que si eres cínica le vas a hacer daño a los demás? Esto no es verdad, una cosa es ser cínico y la otra es ser malvado.
Tú puedes ser cínico al declarar sin miedo lo que te gusta y lo que no. ¿Eso es malo? Por supuesto que no. Ser cínico es perseguir tus metas aunque te juzguen, ¿eso es malo? Ser cínico es gustarte a ti misma como eres, defender tus gustos y tus opiniones, expresar lo que sientes, ¿eso es malo? No, no y no. Eso jamás puede ser malo en ningún sentido.
La mente (el condicionamiento social) nos dice siempre que debemos poner atención en lo que van a decir o pensar los otros. Esta es la más grande trampa, así, el condicionamiento social asegura que las mujeres no sean libres. Siempre pensando en el que dirán, en las consecuencias. Y a este miedo le han dado un bonito título: Madurez. ¡Patrañas! Se dice: es que las mujeres son más maduras que los hombres. En eso tienen razón, pero ¿qué obtiene la mujer con ese título? Frustración, auto-sacrificio, abnegación, títulos de mártir, impotencia, sequedad, pérdida de su lado salvaje y natural.
Las mujeres deben comenzar a recuperar su lado instintivo y salvaje, pero la sociedad no quiere eso. Un hombre puede ser descarado, bebedor, parrandero, y las mujeres no sólo deben soportarlo, sino que no pueden (“deben”) hacer lo mismo.
Y no se trata de venganza, no se trata de decir “como los hombres son unos canijos yo también lo seré para darles una lección”.
No, esta es una actitud equivocada, los hombres y las mujeres son como son porque obedecen a condicionamientos. Hay que olvidar toda actitud vengativa, eso es sólo síntoma de amargura y dolor.
Lo único que de debes de hacer como mujer es recuperarte a ti misma. Crear conciencia y entender que tú eres dueña de tu vida y que está bien querer lo que quieres, está bien ser tú, ser como eres, desear lo que deseas, todo eso está bien. Date cuenta de que eres tú la que se reprime. Los demás no lo hacen, te lo haces tú sola. Antes de actuar, te frenas y te limitas porque según tú (y con razón) los otros te juzgarán. Sí, lamentablemente te juzgarán (es una posibilidad, no una certeza, al menos no siempre), pero eres tú la que te reprimes, y eso es debido al condicionamiento social.
Vives en una nueva década, vives en el año 2011, y aun tienes miedo a los condicionamientos sociales, es hora de emprender el trabajo de liberación. Volverte libre, ser cínica, decir: sí, así soy, esto es lo que me gusta y lo voy a hacer ¿Y? ¿Y? ¿Y?

Mucha suerte
Te mando un gran abrazo

NOTA: si te gustó este artículo, como los anteriores,  y te gustaría que tus amigos los reciban también, por favor invítalos a que se unan al grupo. Si compartimos crearemos una realidad más amable, más consciente y amorosa.

CARLOS REYES
Filósofo

No hay comentarios:

Publicar un comentario