miércoles, 15 de junio de 2011

¿Por qué los hombres de hoy le temen demasiado a las responsabilidades de una familia?

No todos los hombres le temen a las responsabilidades familiares, hay que aclarar primero. Los hombres inconcientes son los que le temen a las responsabilidades y compromisos, pero no solo familiares, sino de todo tipo.

Una persona inconciente sin desarrollo personal tiende a querer “ser libre” y busca no comprometerse con nada porque quiere vivir su juventud y libertad. Entonces hablamos de una persona que no ha desarrollado y madurado lo suficiente.

Pero bueno, aquí lo interesante sería preguntarnos:

¿y por qué una mujer desearía relacionarse con un hombre que aun no ha madurado lo suficiente para asumir su compromiso?

Ahora, hay que aclarar una cosa antes de continuar: si un hombre no desea adquirir un compromiso familiar no necesariamente quiere decir que sea inmaduro. Hay mujeres que creen que los hombres no quieren hacer familia porque son inmaduros y quieren andar toda la vida de reventados, pero no necesariamente esto es cierto.
Habría que revisar lo siguiente: no todos los seres humanos poseen la misma vocación.

Hay 3 tipos de vocación:

1.- vocación de soltería
2.- vocación de pareja
3.- vocación familiar

Sólo una de las 3 vocaciones es familiar. Si un hombre se conoce y sabe que su vocación no es familiar y la asume y respeta, es mucho más maduro que aquel que sigue los condicionamientos sociales y se casa y forma una familia sólo por seguir la corriente.

Estas 3 vocaciones aplican tanto para hombres como para mujeres, sin embargo a las mujeres las condicionan culturalmente para hacer familias, casarse y ser madres. Básicamente se les programa para que su meta en la vida sea ser esposa y madre, y esto termina siendo una losa muy pesada para algunas.

Lo ideal es conocerse antes de comprometerse. Una mujer debe tener comunicación abierta con su pareja y ambos deben tener claro cuál es su proyecto de vida para saber si puede hacer una familia. El problema es que la mayoría se casa, hacen una familia, tienen hijos y ya después descubren cual es su vocación.

Si no se concientiza esta situación desde antes pueden ocasionarse muchos problemas al interior del núcleo familiar, pero de esto no se puede culpar a nadie, sino que se tiene que asumir la propia responsabilidad en el asunto, porque si bien es cierto que hay mucho hombres irresponsables, también lo es que hay muchas mujeres irresponsables que asumen lo que el hombre debe de ser sin antes asegurarse de si esto es verdad o no, en materia de responsabilidad en compromiso.

En pocas palabras: chicas, asegúrense de conocer bien al chico con el que se relacionan antes de casarse, embarazarse o comprometerse, porque ya después querer echarle la culpa al otro no resuelve nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario