martes, 14 de junio de 2011

CÓMO HACER PARA QUE TU PAREJA CAMBIE

De qué manera nos gustaría que el otro cambiara. ¿Cuántas veces no hemos deseado que cambie algunas actitudes nuestra pareja? Muchísimas veces hemos anhelado y eso, y no sólo por un fin personal y egoico, sino por el propio bien de la misma persona.

Si queremos que cambie su mal humor, o que deje algún vicio, no sólo lo queremos por nuestro bien, sino por el bien de la misma persona. Pero lamentablemente no podemos hacer nada al respecto, nadie tiene el poder de lograr cambiar a la otra persona, cada uno debe cambiar por sí mismo. No se puede ayudar a nadie que no desee ser ayudado. Así que ¿qué podemos hacer para que esto no nos afecte tan severamente? Y la respuesta es que lo único que podemos hacer es Comprender de manera intuitiva el dolor del otro.

Si el otro tiene actitudes autodestructivas, no es por gozo o decisión propia, es sólo que la persona no es conciente de su propia ceguera. ¿No lo crees? Yo propongo que nos preguntemos ¿yo sí soy conciente del mismo mal que me aqueja a mí? Es decir, yo me preocupo de las actitudes negativas del otro, pero puedo ver las mías? o ¿crees que tú no tienes?

Todos acarreamos dolor y ese dolor producto de nuestro ego nos encierra en una prisión invisible que nos impide ver nuestras propias formas de hacernos daño. Es decir, nosotros podemos ver la paja en el ojo ajeno, pero no podemos ver la columna en el nuestro, ese es el ego. Y queremos que el otro cambie, por su bien, pero en ese momento no nos ocupamos de nosotros mismos, y déjame te digo que hay mucho trabajo que hacer con uno mismo, como para estarlo ocupando en los otros.

Déjame te digo una cosa, si tú y tu pareja están juntos es por algo, algo los une, y eso es: sus heridas en común, sus cuerpos del dolor. Así que si tú te das cuenta de que tu pareja tiene “algo” que cambiar, entonces ten por seguro que también tú tienes “algo” en que trabajar. Tal vez no sea lo mismo, el otro es bebedor, y tú ni bebes, pero tal vez tú tienes que trabajar en otra codependencia. Tu pareja es adicta o dependiente del alcohol, pero tú eres dependiente de él, o de las relaciones tortuosas. Esto es sólo un ejemplo.

Si tu pareja tiene problemas, entonces está sumida en una profunda oscuridad ¿quieres ayudarle? Bien, entonces sé la luz que necesita para que se disipe la oscuridad. ¿Cómo puedes ser esa luz? Sanando tu propio cuerpo del dolor. No te preocupes por el dolor de él, ocúpate del tuyo. Cuando sanes tus propias heridas te volverás luminosa, y en ese momento podrás ayudar a tu pareja, ya que tu cuerpo del dolor no existirá.

El problema de que tu pareja presente problemas es que su cuerpo del dolor activa el tuyo, se retroalimentan mutuamente. Es por eso que te sientes mal cuando el otro está mal. Sin embargo, si tú logras vivir en paz, lograrás no sólo que no te afecte o desestabilice el dolor del otro, sino que ayudarás a sanar su propio dolor.


Por eso te repito la pregunta: ¿de verdad quieres ayudar al otro? Comienza por ayudarte a ti, ese es el único camino real. Comienza a trabajar con el dolor, pero con el tuyo, ya que es del único que verdaderamente puedes tener control.

1 comentario:

  1. En mi opinión primeramente las personas No cambian si no que modifican conductas. Es imposible cambiar al otro pues el el otro quien tiene la decisión en sus manos si quiere cambiar o no, de manera que si lo que queremos que el otro cambie es algo por su bien ejemplo uso de alguna droga o un mal habito y esta persona no siente que es el momento de hacerlo o simplemente se siente cómodo con lo que hace no hay nada que hagamos que de resultado para que deje de hacerlo, por otro lado si lo que queremos que cambie nos afecta a nosotras y lo dialogas con él y lo trabajas y pasa el tiempo y sigue las misma actitudes es mejor salir de esa relación. En realidad repito nadie cambia a nadie pero estoy de acuerdo contigo en que todos tenemos que ver que estamos dando y de que manera nos podemos conocer y modificar a nosotros mismo para poder tener el derecho de decir qué está mal en el otro. :)

    ResponderEliminar